Consolas de niño (parte 2)

<– Viene de Consolas de niño (Parte 1)
Cuando entré a secundaria, estaba la “Súper Nintendo”, y como en la consola antecesora, no sentí ganas de tenerla, pues siempre iba con un compañero que lo tenía, y jugábamos Killer Instinc y Super Mario Kart.

image

Consola Súper Nintendo

Ése Martín (malecho le decíamos) era todo un vago en los combos de KI, y aún así cumplía con sus tareas y era inteligente (aunque no un Nerd).

image

Posteriormente salió la Nintendo 64 con el clásico Mario Bros. Me sorprendió los gráficos, aunque yo en la PC (de la escuela donde iba) ya había jugado juegos en tercera dimensión.

image

En estas épocas yo ya estaba laborando en mis primeros empleos, por lo que no me llamaba la atención las consolas.

No recuerdo muy bien, pero me parece que con la N64 también salió la PlayStation y la DreamCast, dondeb los juegos venían en discos compactos.
Aquí me latió la variedad de juegos para la Play, pues hasta juegos japoneses había como Tobal. (me gustaba jugar con Epon).

image

Aquí fue donde comencé a ver locales o establecimientos donde rentaban consolas para jugarlas.
Había locales de una sola consola, o de varias; obviamente estas que tenían varias tenían más consolas de lo que ocupaban más, que de otras. 

Pasaron los años, yo seguí trabajando… Conseguí un emulador para pc, y ahí jugaba mi Play Station, con Gran Turismo 2, aunque también jugaba Colin Mcrae Rally 2. En estos tiempos, cerca de la casa de la novia que tuve, había un local donde rentaban PlayStation. Llegué a jugar algunas veces, que, hasta compré mi memoria para comenzar de nuevo GT2.

En seguida salió la Xbox, la cual también este local lo tuvo y rentó. Fue tan cotizada que el propietario del local se hizo de otras consolas Xbox, y fue eliminando las de Play, quedando sólo una consola. Durante esta transición, jugué algunos juegos de Xbox, y me hice de mi primer juego original (una de las ventajas de trabajar).

Continúa en parte 3 –>

Anuncios